La revolución del campo a través de IoT

 

El sector agrícola siempre ha sido considerado como uno de los más tradicionales. Esto hace pensar que es un área de poca adopción tecnológica y con mucha resistencia al cambio y la innovación. Los factores propios de la industria, como la producción en lugares remotos y dificultades en conectividad, hacen creer que el avance tecnológico en el campo es mucho más lento.

 

No obstante, gracias a las condiciones propias de la región y el peso que tiene la agroindustria, la transformación tecnológica en toda la cadena de producción ha permitido avances significativos en la búsqueda de mejorar los procesos y hacerlos más eficientes.

 

La cadena de producción agrícola afronta desafíos muy variados como complejos: La gestión de precios y expectativas en un escenario de alta incertidumbre y variabilidad; una mayor exigencia por el cuidado del medio ambiente y la necesidad de una agricultura sustentable; aspectos relacionados con la propiedad intelectual cada vez más relevantes; la necesidad de integración al interior de la cadena de valor; y la importancia de optimizar la producción y hacerla más eficiente.

 

La tecnología brinda importantes oportunidades para afrontar estos retos. La digitalización del sector es cada vez más amplia y encontramos múltiples soluciones. El internet de las cosas (IoT), la Inteligencia Artificial y la Agricultura de precisión son solo algunas de las líneas que se trabajan en la actualidad.

 

Menor desplazamiento gracias a los Drones. El monitoreo y control de cultivos es una de las tareas manuales más requeridas en la agricultura. Es fundamental la supervisión para la detección temprana de amenazas. Los drones brindan información completa sobre el estado de los cultivos y permiten almacenar información muy útil en la toma de decisiones. También se ha avanzado en el uso de drones para fumigación en menor medida. Esto ayuda a controlar los excesos, aumentar la precisión y permite automatizar las rutas de pulverización.

 

Mayor reacción con inteligencia artificial. Los softwares de inteligencia artificial permiten tomar decisiones de manera más rápida frente a los constantes cambios en el entorno y los mercados. El sector agrícola se enfrenta continuamente a panoramas complejos: compra de semillas o insumos, venta de la cosecha, efectos climáticos o plagas. Estas herramientas permiten estar preparados y tener un nivel de detalle nunca visto.

 

Precisión y automatización con sensores. Mantener la producción en condiciones adecuadas requiere el más alto nivel de precisión. Gracias a información recolectada por sensores de temperatura o herramientas de reconocimiento visual, es posible automatizar procesos de fumigación; así como identificar el momento adecuado para la cosecha.

 

Para que toda esta información se articule de manera correcta, es necesario contar con plataformas que ayuden a procesar los datos recolectados por las diferentes fuentes. SAP Cloud Platform (SCP) es una de las herramientas más versátiles para utilizar con aplicaciones online y offline. Es posible desarrollar portales que permitan integrar la cadena de valor, brindando información a clientes y productores en tiempo real.

 

La interconexión entre los distintos actores de la cadena de valor es clave para mantener el desarrollo de la agricultura, así como enfrentar los desafíos de la producción. Mejorar los flujos de información desde la semilla hasta el producto en la mesa, facilitan la trazabilidad, contribuyen a la producción sustentable y optimizan procesos, abaratando costos y eficientizando procesos para todos los involucrados.