¿Qué es un ERP en la actualidad?

En un contexto empresarial tan competitivo como el actual solo subsisten las firmas exitosas. Teniendo en cuenta que el éxito no consiste únicamente en generar negocios, sino en ser lo
más eficiente posible, el rol del Enterprise Resource Planning (ERP) clave por varios motivos, entre ellos, porque simplifica los procesos a través de la automatización, posibilita el tratamiento adecuadamente la información crítica, permite un control global sobre la gestión y facilita la toma de decisiones.

A pesar que explicándolo en pocas palabras pareciera que estos sistemas (que tienen décadas en el mercado) hacen un aporte relativo a la organización, en realidad sucede todo lo contrario, y
esto puede demostrarse con ejemplos puntuales:

Relacionamiento con el cliente:  Los consumidores son hoy mucho más exigentes, demandantes que en el pasado, y están al tanto de cómo atiende la competencia, ya que a través de sus dispositivos móviles con conexión a Internet investigan, comparan y adquieren productos y
servicios a cualquier hora y desde cualquier lugar.

Bajo este escenario, las empresas deben tener una estrategia orientada al cliente, y aquí el ERP resulta crucial. De hecho, en un sondeo de IDC Manufacturing Insights, el 75% de los grandes fabricantes con 5000 empleados o más admitieron que su plataforma ERP conecta efectivamente sus operaciones de back office y front office, y  esto es crucial para ofrecer una buena experiencia al consumidor.

Área Comercial: Las empresas necesitan contar ya mismo con herramientas que les permitan generar ventajas competitivas para impulsar las ventas y establecer mejores estrategias para su negocio. Aunque está claro que todas las áreas de la compañía necesitan tecnología para salir airosas, el departamento comercial es especial porque es uno de las más susceptibles a errores por consecuencia de contar con información desactualizada. En definitiva, aquí no hay excusas para no contar con información integrada y asumir los problemas de comunicación de la organización. Para superar este desafío es indispensable contar con un ERP que ayude a ubicar las fallas y corregirlas, optimizar los procesos y apoyar la estrategia definida por la empresa.

No Sólo el Área Comercial: Para el resto de las áreas también resulta efectivo contar con una herramienta que le permita por ejemplo, desarrollar nuevas formas de abastecimiento - a ningún
cliente le gusta ser “rehén” de su proveedor - o incorporar mediciones sobre cuál es el verdadero costo de su producto, hacia dónde se va el dinero de la empresa y cuáles son sus gastos superfluos que puede recortar rápidamente. En tiempos en donde la competencia opere fuertemente quien no lo tenga, no podrá reaccionar ante los cambios.

A pesar del paso de los años, los ERP siguen vigentes como la manera más natural para integrar todos los procesos independientemente de la convergencia de las distintas áreas, porque además de contar con funciones que siguen siendo esenciales para cualquier organización, se modernizan bajo el concepto del cloud computing, para abaratar costos y facilitar su implementación en cualquier tipo de firma.

Al momento de considerarlo, los líderes de las empresas deberían pensar: ¿maximizan sus ganancias? ¿son internacionalmente competitivos? Si la respuesta es un signo de pregunta…es
momento de poner un ERP.