¿Cómo la generación distribuida cambia al consumidor de energía?

Se conoce como generación distribuida (también generación integrada o local) a la electricidad generada a partir de fuentes, generalmente de energías renovables, cerca del punto de uso en lugar de fuentes de generación centralizadas de plantas de energía. Algunos ejemplos de este tipo de generación son los paneles foto-voltaicos en las terrazas, baterías de almacenamiento o pequeñas turbinas eólicas.

La generación distribuida generalmente es destinada al auto-consumo, y en ocasiones, algunos excedentes pueden ser inyectados en la red eléctrica de distribución local. Esto permite aumentar de forma significativa la eficiencia energética, reducir la contaminación por carbono, mejorar la resistencia de la red y reducir la necesidad de nuevas inversiones en transmisión.

generacion-distribuida
Países como Chile han logrado importantes avances en este tipo de generación, un informe muestra que el país ha alcanzado una potencia total instalada de casi 30.000 kW en 2020. Otros países como Argentina tienen un desarrollo más incipiente y mucho más reciente. Según el reporte del 2020, la potencia total instalada llegó a 2.254 kW.

La generación centralizada es un modelo que hasta ahora ha funcionado. Sin embargo, como el desarrollo económico es superior a la expansión del suministro de electricidad en algunas áreas, se presentan importantes limitaciones en la capacidad de suministrar energía en algunas zonas donde y cuando se necesita.

Las grandes distancias que debe recorrer la energía generan una importante pérdida de eficiencia y la construcción de nuevas líneas de transmisión tiene costos muy elevados, así como problemas de ubicación y retrasos. Adicionalmente, una falla puede ocasionar la perdida de energía para un sinnúmero de usuarios. Implementar sistemas de energía más pequeños cerca de donde se necesitan, evita la mayoría de estos problemas.

Entre los principales beneficios de utilizar la generación distribuida se encuentran el menor impacto ambiental al utilizar energías más limpias, la reducción en los gastos de energía para los consumidores y la menor saturación de las redes de transmisión.

Estos beneficios, junto con las nuevas demandas de la sociedad por energías sustentables, hacen que cada vez sea mayor el uso de este tipo de tecnologías. Esto está transformando a los consumidores, que ahora tienen una mayor participación en el proceso, convirtiéndose en prosumidores de la red.

El ecosistema energético se está transformando y las empresas deben tomar atenta nota de estos cambios, facilitar la integración de estas nuevas tecnologías y estar más atentas a las demandas de un nuevo consumidor más responsable e informado.

Desde Softtek ayudamos a las empresas de Energía en el camino de la transformación digital con un enfoque de responsabilidad a través de un portafolio de soluciones específicas para compañías del sector. Implementamos tecnologías para optimizar procesos, permitir el acceso a aplicaciones desde cualquier lugar y maximizar el valor de los datos, respaldando así la evolución digital acelerada que demandan las empresas para mantenerse competitivas.