El traslado de aplicaciones de misión crítica a la nube

La existencia de miles de millones de dispositivos conectados representa diversos desafíos. Estas máquinas predecirán y comprenderán de forma significativa cómo funciona el mundo, procesando matrices de datos en un tiempo casi libre de latencia, estos datos serán muy valiosos y potencialmente vulnerables.

Más de la mitad de los líderes tecnológicos ven múltiples preocupaciones de seguridad directamente conectadas con las iniciativas de transformación digital, incluido el aumento de los riesgos de ciberseguridad (53%), la sofisticación de los ciberdelincuentes (56%) y el aumento de la superficie de amenazas (53%). Estas amenazas se ven agravadas por los problemas causados por una infraestructura tecnológica rígida. La infraestructura rígida de los sistemas integrados y sus aplicaciones de misión crítica.

Los sistemas y aplicaciones de misión crítica están migrando a la nube para crear sistemas inteligentes con los datos seguros y para que el éxito de las empresas este asegurado. Este tipo de aplicaciones hacen referencia a las aplicaciones que tienen un impacto muy importante en el funcionamiento de una organización y cuyo fallo genera graves consecuencias para cualquier empresa.

¿Qué son las aplicaciones de misión crítica?

Las aplicaciones de misión crítica son los programas de software o su conjunto, que deben funcionar continuamente para que una empresa tenga éxito. Si una de estas aplicaciones sufre, aunque sea, un instante de inactividad puede suponer consecuencias graves y negativas para el negocio.

El fallo de estas aplicaciones puede suponer pérdidas económicas, de productividad e, incluso puede dañar la reputación de la compañía. Los ejemplos de aplicaciones críticas varían según la industria.

Lo que tienen en común los servicios de misión crítica es que son esenciales para las operaciones y deben estar continuamente conectados. La estabilidad y disponibilidad son fundamentales en estas arquitecturas y en los soportes asociados a estas aplicaciones. Entre los componentes que ayudan a mantener la estabilidad, destacan:

  • Copia de seguridad y recuperación: las copias de seguridad son esenciales en cualquier negocio. Resultan igual de críticos los procedimientos para recuperar datos rápidamente que garanticen un objetivo de recuperación corto que las propias aplicaciones críticas.
  • La gestión y el análisis de datos: con la abundancia de fuentes de datos de misión crítica, de la nube, los datos se han convertido en el elemento vital de cualquier negocio, y el análisis se ha vuelto fundamental para las operaciones diarias.
  • Infraestructura de escritorio virtual: esta entrega la imagen de escritorio de un sistema operativo a un dispositivo de punto final a través de una red. Gracias a esto los empleados de una compañía tienen acceso remoto a aplicaciones corporativas desde cualquier dispositivo. esta infraestructura es una aplicación de misión crítica, ya que respalda la productividad de los trabajadores.
  • Computación de Alto Rendimiento (HPC): todas las industrias dependen de las aplicaciones HPC. Generalmente, estas son cargas de trabajo más intensivas, administradas como parte de una cartera de TI empresarial. Grandes avances tecnológicos como los coches autónomos o los diseños aeroespaciales están impulsados por esta tecnología.
  • Planificación de Recursos Empresariales (ERP): estos sistemas son una función central en las grandes empresas, comúnmente basados en SAP. Los sistemas ERP gestionan casi todos los aspectos de las empresas de producción o distribución.

Traslado de aplicaciones de misión crítica a la nube

La migración a la nube de estas aplicaciones de misión crítica tiene muchos beneficios, ya que brinda un alto nivel de escalabilidad y flexibilidad. De este modo, las compañías pueden aprovechar más recursos a un menor coste. No obstante, el proceso de migración a la nube puede ser lento cuando se migra una aplicación de misión crítica.

La migración a la nube puede suponer riesgos para las compañías, y muchas no están dispuestas a arriesgarse con este tipo de aplicaciones. Generalmente, son los problemas de seguridad y cumplimiento los que deben priorizarse antes de realizar una migración a la nube. A esto se le debe sumar los elevados costes que puede suponer esta operación. Actualmente, existen soluciones que ayudan a las organizaciones a migrar a la nube con éxito.

Es fundamental, invertir tiempo y recursos en la etapa de planificación, abordando desafíos y personalizando el proceso de migración según las necesidades particulares de cada empresa.

La industria se ve envuelta en un debate sobre las ventajas y riesgos de alojar aplicaciones de misión crítica en la nube pública. Cualquier empresa debe tener en cuenta el cumplimiento normativo, la seguridad, el rendimiento y la disponibilidad. Existen leyes que restringen dónde se pueden alojar y almacenar aplicaciones y datos.

En general, la nube pública ha avanzado mucho en las áreas de seguridad y rendimiento a medida que grandes proveedores como AWS han crecido. De este modo, los problemas de seguridad se han ido solventando. Esto resulta en que una organización puede ahorrar dinero confiando en el proveedor adecuado en vez de invertir en herramientas y personal especializado, dejando que el proveedor administre la infraestructura y los recursos. Por el contrario, también existen compañías que prefieren controlar ella su infraestructura de TI para aplicaciones de misión crítica, garantizando así la disponibilidad de sus recursos.

Entre los factores para tener en cuenta por las empresas esta la disponibilidad. Esta depende de la capacidad del proveedor de la nube para mantener sus servicios en funcionamiento, ya que para este tipo de aplicaciones de misión crítica es fundamental que la disponibilidad sea total. Los proveedores de la nube pública normalmente son mejores para mantener el tiempo de actividad de la infraestructura que los grupos de TI individuales que ejecutan las aplicaciones en centros de datos. El aspecto negativo de estos proveedores es que pueden dejar de estar disponibles.

4 Pasos para asegurar aplicaciones de misión crítica en el proceso de migración a la nube

En definitiva, las aplicaciones de misión crítica son aplicaciones atractivas de atacar por los ciberdelincuentes y son valiosas. Cuando estas aplicaciones migran a la nube, la seguridad es fundamental y clave en el proceso. Seguir los siguientes pasos puede marcar la decisión de migrar las aplicaciones de misión crítica a la nube:

  • Elección correcta de las aplicaciones de misión crítica: Las compañías deben conocer con exactitud que aplicaciones son verdaderamente críticas y en qué medida para planificar la seguridad, respuesta, respaldo y recuperación después de evaluar qué aspectos tienen mayor prioridad.
  • Planificación de medidas de seguridad: se debe planificar que aplicaciones son las que migrarán a la nube y cuales se quedan en las instalaciones TI. Se deben realizar descripciones detalladas de las políticas de uso de las aplicaciones que están migrando, y una copia de seguridad y recuperación. La configuración en la nube seleccionada debe facilitar la conmutación por error a otra ubicación y la recuperación constante a la ubicación principal.
  • Implementación de acceso seguro: la seguridad de acceso a las aplicaciones no debe proporcionar credenciales al administrador innecesariamente. Además, las credenciales deben rotarse y cambiarse regularmente. Las sesiones deben ser aisladas para evitar el robo de credenciales y se deben generar auditorias detalladas para las actividades privilegiadas dentro de las aplicaciones de misión crítica.
  • Minimización de los riesgos: se debe crear herramientas y líneas para minimizar los riesgos, como puede ser denegar privilegios de administrador a estaciones de trabajo remotas, instalar herramientas anti-malware y anti-phishing, y brindar capacitación en seguridad a los miembros del. Deben poder identificar, informar y prevenir ataques.

Conclusiones

Los servicios basados en la nube han crecido mucho y de una manera eficiente, estos van desde simplemente espacios de almacenamiento a aplicaciones de misión crítica que sirven como columna vertebral de las infraestructuras de red y seguridad de una compañía.

Las organizaciones están depositando su confianza en la nube para poder ejecutar aplicaciones en ella, superando las preocupaciones respecto a la seguridad. No obstante, el proceso de migración debe ser meticuloso y planificado por parte de las empresas y proveedores de servicios en la nube.

Entre las condiciones de que este proceso se realice de manera exitosa están la búsqueda de una arquitectura sana y una migración controlada a la nube, llevando las capacidades analíticas a un nuevo nivel. El resultado serán aplicaciones más competitivas y a medida de la compañía, incluyendo la analítica avanzada. Una vez las aplicaciones de misión crítica se encuentren en la nube, se puede aprovechar la IA y el Machine Learning para el desarrollo de aplicaciones eficientes y de alto rendimiento.