Industria 4.0: Bienvenidos a la cuarta revolución industrial

digital_enterprise_coming_of_age.jpg

La cuarta revolución industrial es un proceso de transformación que se está llevando a cabo como una evolución de la industria hacia procesos más tecnológicos y automatizados. La trascendencia de la tecnología creará nuevos empleos que requerirán gente creativa, innovadora y capacitada para aprender nuevas formas de trabajo.

Si quieren prosperar y no quedarse atrás, las empresas deberán fomentar el I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) y formar a los empleados para que puedan adquirir las nuevas cualidades que se van a requerir.

Llevamos tiempo utilizando recursos de internet con el principal propósito de comunicarnos, consumir productos y obtener información pero, ¿cuántas veces hemos pensado en qué hay detrás de todo eso?

La industria se ha visto repercutida, en gran medida, por el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación. Nuevas tecnologías como big data, inteligencia artificial o la nube, nacen para aprovechar ese gran volumen de datos y poder analizarlos obteniendo ideas que conducen a mejores decisiones y movimientos de negocio estratégicos. Un buen ejemplo es Amazon, que cruza los datos de usuarios como los gustos y las preferencias ofreciendo productos relacionados a sus clientes.

Estos datos se suministran principalmente a través de internet, smartphones, IIoT (Internet Industrial de las Cosas) o datos recopilados por empresas especializadas.

Este cambio en la forma de crear negocio, está obligando a las empresas a modificar los procesos de producción adaptando la tecnología de montaje y la oferta de productos personalizada, lo cual supone un ahorro en costes obteniendo una rentabilidad mayor y logrando una gestión más eficaz de los recursos, como el consumo eléctrico, la materia prima, la logística de almacenaje y transporte de pedidos o la demanda de productos.

Además, los productos que se distribuyen a los consumidores tienen un valor añadido por el cual se puede seguir facturando. Por ejemplo, los nuevos modelos de coche incluyen cada vez más tecnología. Ahora van dotados de un conexión a internet y existen aplicaciones para tu smartphone con la que puedes consultar parámetros del vehículo como pueden ser: su localización, consumos de combustible o, incluso, la monitorización de todo el sistema mecánico para detecar posibles fallos y, a su vez, la posibilidad de solicitar una cita previa con el taller directamente desde tu móvil.

Algunos de los términos que se utilizan en el ámbito de la denominada industria 4.0 son los siguientes:

  • Cloud computing: La computación en la nube se basa en el concepto de conectarnos, desde nuestros dispositivos, a servidores que se encuentran en internet, que usamos para almacenar información y realizar tareas de forma remota.
  • Robótica colaborativa: Robots y humanos trabajando conjuntamente en un proceso determinado. Estos robots son capaces de ser programados por una persona sin necesidad de tener conocimientos de programación, ya que aprenden de forma similar a los humanos. Se utilizan principalmente en la industria, sanidad, formación o como asistentes personales.
  • IoT: El internet de las cosas consiste en conectar objetos corrientes a internet para poder monitorizarlos y controlarlos de forma remota a través de otros dispositivos que estén conectados a internet. Por ejemplo, hoy en día existen lavadoras que puedes conectar a internet y desde una aplicación del teléfono puedes programarla o ver el estado del programa que esté activo, incluso cuando termina de lavar la ropa te avisa con una notificación.
  • IIoT: Internet Industrial de las Cosas es el uso del IoT en las fábricas de producción.
  • Digitalización: Consiste en transformar medios físicos en medios digitales mediante la tecnología.
  • Hiperconectividad: Debido al incremento exponencial de los dispositivos que se están conectando a redes locales e Internet, la comunicación tiene que ser lo más rápida posible para acceder a la información. La hiperconectividad resuelve este problema soportando toda la carga de datos de la red y reduciendo la latencia al mínimo para que todos los dispositivos puedan enviar y recibir los datos en el menor tiempo posible.
  • Biometría: Es la tecnología que se utiliza para analizar y medir datos biológicos. En el campo de las tecnologías de la información tiene un uso bastante común como medio de autenticación de identidad personal.
  • Impresión 3D: Consiste en crear objetos, maquetas o modelos volumétricos a partir de diseños 3D mediante un dispositivo específico que utiliza la adición de capas de plástico o derivados.
  • Realidad aumentada: Es la tecnología que combina el entorno físico tangible con elementos virtuales a través de un dispositivo.
  • Realidad virtual: Es un entorno ficticio, diseñado mediante un ordenador, que crea la ilusión a través de la visión de estar en un entorno paralelo.
  • Smart cities: Son ciudades que facilitan la comodidad de los ciudadanos cubriendo servicios con las tecnologías y haciéndolas más sostenibles.
  • Vehículos autónomos: Son automóviles que no requieren de conductor ya que monitorizan el entorno por el que se mueven y son capaces de imitar la forma de conducir de los humanos anticipándose a los acontecimientos de su alrededor. Utilizan sistemas de inteligencia artificial que calcula las rutas más óptimas y con menor riesgo para prevenir accidentes.
  • Sistemas embebidos: Son conjuntos de programas que se crean para diseñar un sistema informático, con unas tareas muy concretas y capaces de procesar la información en tiempo real que le llega por los periféricos de entrada.

Todo esto y mucho más es lo que en Softtek hemos conceptualizado bajo el lema de Mind The Digital Gap. Más info en nuestra playbook de agilidad digital.