UX ágil en la empresa: perfeccionando el camino a seguir.

Aunque ya tenemos 364 días del nuevo año por delante, me gustaría echar una pequeña vista atrás a estos últimos meses de 2019, y compartiros cuál ha sido el avance que seguimos realizando en la integración de la experiencia de usuario (UX) en el  desarrollo ágil.

Muchos profesionales de UX llevamos tiempo trabajando de esta manera, pero es  ahora cuando realmente está cobrando más fuerza y empieza a asentarse. No es tarea fácil pero hemos ganado experiencia y confianza, hemos cometido errores y hemos aprendido. También nos ayuda que hoy, más que nunca, las empresas más destacadas en  innovación y tecnología han cambiado radicalmente la forma de construir proyectos digitales, que dejan de ser algo cerrado, con un principio y un fin, para pasar a tener que probar, testar y aprender lo más rápido posible y llevar ese conocimiento a la acción.

Nuestra disciplina acompaña a las empresas en ese camino, las guía, se preocupa por fomentar y buscar un equilibrio entre los usuarios/clientes, la tecnología y los objetivos de negocio. Y todo, por supuesto, trabajando dentro de un equipo multidisciplinar. Y es que, crear una buena experiencia de usuario siempre será el resultado de un montón de personas poniendo atención a que el producto/servicio final sea de calidad.

 

¿Y cómo lo hacemos?


Hay muchas formas, diferentes conceptos, enfoques y alternativas (Lean, Agile, Scrum o Kanban) pero al final, lo importante es adaptarnos a la empresa, al equipo y buscar en nuestra gran caja de métodos y herramientas la que mejor se adapte en cada etapa de nuestro proceso de trabajo.

Antes de nada y, esto es algo que ayudará enormemente a los que empiecen, es que si es la primera vez que la empresa integra un equipo o persona de UX en sus procesos de desarrollo hay que evangelizarles sobre nuestro trabajo, metodologías y técnicas. Debemos ayudarles a entender que es una disciplina que implica pensar, investigar, medir, testar, optimizar y no solo diseñar. Y lo hacemos junto a otros profesionales con puntos de vista y lenguajes distintos (comercial, marketing, clientes, diseño y desarrollo) y debemos buscar un equilibrio entre todos.  Nuestro rol en agile tiene que ser más de «facilitador» e invitar al resto del equipo en nuestro proceso de investigación y diseño para potenciar el intercambio de ideas.

 

Aterrizaje

El aterrizaje de un proyecto se centra en establecer, por un lado, una estrategia de trabajo UX en el desarrollo de los productos o servicios digitales y, por otro lado, integrar este trabajo en una metodología ágil.

 

Sprint de UX

El objetivo del sprint de UX es trabajar para que el equipo de desarrollo tenga un prototipo de diseño de cualquier característica o funcionalidad que vaya a integrarse en la aplicación, ya testado con usuario y negocio.

Para ello, durante 2 o 3  semanas escuchamos la visión de negocio y del resto de Stakeholder del proyecto, participando en la toma de requisitos. Realizamos , según el proyecto, encuestas, entrevistas o test con los usuarios objetivos para detectar necesidades o validar hipótesis. Una vez finalizado ese proceso, lo convertimos en conceptos que generarán experiencias. A través del diseño de interacción planteamos los diferentes escenarios de uso y lo plasmamos en prototipos interactivos. Validamos las propuestas con los diferentes responsables del proyecto y usuarios  para hacer ajustes, cambios, etc.

Al final de este trabajo se hacen las historias de usuario que nutrirán el Backlog. Para mapear historias solemos tirar técnicas como la de Jeff Patton. Esta técnica combina el concepto de diseño centrado en el usuario y la descomposición en historias de usuario y nos permite trabajar con una de las mayores problemáticas que aparece en la construcción de software: la elaboración de documentación compartida no genera entendimiento compartido.

El mapa de historias de usuario trata de mitigar el riesgo de este escenario a través de la gestión visual y la conversación. Este ejercicio, eso sí, tiene sentido si se hace junto a otros miembros del equipo (otros stakeholders, diseño y desarrollo). Esta forma de comunicación contribuye a generar una retroalimentación a través de la conversación continua entre todos.

De este ejercicio saldrán las tareas que luego se planificarán para los próximos sprints en el que los diseñadores de UX y otros miembros del equipo de desarrollo podrán implementarlas.

“UX no termina su trabajo cuando entrega el prototipo”. A partir de ahora trabajaremos en iteraciones para probar y validar constantemente las funciones.

 

Sprint de Equipo

Momento en que un miembro del equipo UX trabajará con desarrollo en paralelo validando el front de esa funcionalidad o característica ya planificada y en el sprint. 

Un día de la semana (normalmente un lunes) los equipos de desarrollo comienzan su sprint. El día empieza planificando las tareas que entrarán durante ese tiempo (normalmente 2 semanas). UX debe de participar en esta reunión de planificación para mostrar los prototipos de las historias que van a entrar relacionadas con la interfaz, dar explicaciones, solventar dudas que puedan tener los desarrolladores, etc. Durante este tiempo, el equipo de desarrollo trabajará en ellas.

En Scrum un proyecto se ejecuta en bloques temporales cortos y fijos. Cada iteración tiene que proporcionar un resultado completo, un incremento de producto que sea potencialmente entregable. Esto es fantástico porque nos permitirá como UX poder iterar, medir y aprender rápidamente al final de cada sprint.

En estas fases finales, se realiza una demo donde todo el equipo del proyecto (negocio, marketing, clientes, ux y desarrollo) vemos las tareas completadas. Se proponen los cambios oportunos (que si todo se ha planificado y se ha validado correctamente antes no tienen que ser muchos) y a producción.

 

Aprendizaje y optimización contínua

A partir de la puesta a producción, se medirán y analizarán los cambios para empezar un proceso de optimización contínua donde las métricas nos informarán acerca del impacto en los usuarios de la implementación de la funcionalidad o característica.

 

Retrospectiva

Siempre se acaba haciendo una retrospectiva donde comentamos como se ha desarrollado el sprint del equipo y esto nos ayuda a mejorar para el siguiente 😉.

 

Todo lo anterior, han sido unas pinceladas de un camino a seguir. Tenemos por delante meses de trabajo y mejora continua porque agile no se trata solo de aplicar procesos y herramientas a utilizar sino de ser flexibles y tener toleracia al cambio.