Por qué la industria de Oil & Gas debería tercerizar la administración de aplicaciones

La industria de Oil & Gas es un tanto particular por varios motivos, entre ellos, que se maneja con precios fluctuantes que dependen de factores externos como los políticos y económicos. Por esta razón, los ejecutivos de estas empresas siempre tienen que buscar cómo controlar los costos y optimizar la producción. Para eso, las últimas tecnologías se presentan como herramientas clave, por eso resulta lógico que este tipo de compañía implemente constantemente soluciones que van desde la analítica de datos o hasta aquellas para lograr una mejor comunicación entre trabajadores remotos, y desde algunas relacionadas con el tratamiento de los problemas de producción y la cadena de suministro, hasta aplicaciones vinculadas con gestión del talento, entre otros.

En simultáneo, gracias al uso de ciertas aplicaciones, estas organizaciones saben que pueden controlar los costos y ganar en eficiencia en cada etapa del negocio. A todo esto se suma que las firmas de este sector también están avanzando en su proceso de transformación digital para reducir el desperdicio y estabilizar los flujos de trabajo, por mencionar solo algunos aspectos.

En este sentido, la subcontratación se presenta como una oportunidad estratégica, en especial para tareas como la administración de aplicaciones (AMS). Esto es así porque estas organizaciones cuentan con una amplia y heterogénea gama de aplicaciones que son fundamentales para garantizar la continuidad del negocio, y para eso es esencial contar con expertos que brinden el soporte y mantenimiento adecuados de extremo a extremo y 24x7x365.

Los beneficios de la externalización de servicios AMS

En un momento como el actual, donde la tecnología desempeña un papel tan crucial en cada aspecto de las compañías de Oil & Gas, es fundamental garantizar que los sistemas estén a la altura de los desafíos. Y es que, si bien parece obvio que si éstos fallan habrá un impacto directo en el ritmo del trabajo, también es cierto que es habitual que sistemas obsoletos y aplicaciones que no están mantenidas como corresponden hagan que se formen  cuellos de botella que afectan negativamente a una o varias áreas como producción, entrega, inventario o pedidos, entre otros. 

Por supuesto que la velocidad a la cual los cambios tecnológicos se suceden dificulta la tarea de mantener los sistemas actualizados. Por todo esto, como estamos ante un reto continuo, para este tipo de compañía la mejor decisión está en la externalización de las tareas relacionadas con la administración de aplicaciones. Y es que, dado que éstos se planifican y facturan mensualmente, al tiempo que se contratan con esquemas muy flexibles, permite no solo nivelar el gasto mensual al distribuirlo a lo largo del año, sino que también brinda la oportunidad de planificar gastos futuros, lo que facilita la decisión vinculada con cómo y cuándo actualizar los equipos e invertir en nuevos servicios para ayudar a que la organización crezca. Por supuesto que un proveedor world class no solo con conocimientos técnicos, sino del negocio también ayuda a determinar con precisión las oportunidades de optimización, la evolución y la transformación con una evaluación exhaustiva de toda la organización de TI.

Además, como es ampliamente sabido, tercerizar estas cuestiones también le brinda a la compañía la posibilidad de contar con  talentos que poseen un nivel de conocimientos superior comparado como los que podría obtener de otra manera.  

Por todo esto, la conclusión es que las firma de Oil & Gas necesitan mantener sus aplicaciones en óptimas condiciones, y para eso lo mejor es acudir a una firma de IT con experiencia en el sector, cuyos servicios puedan personalizarse para satisfacer las necesidades específicas de la empresa. No estamos hablando de un proveedor a secas, sino de un socio de negocio que lo ayude a rodearse de software, hardware, procesos y soluciones que le sirvan para mejorar los esfuerzos y simplificar el camino hacia el éxito.