La particularidad de la era digital en la industria de Oil & Gas

Cuando se habla de transformación digital, la mayoría de las empresas pone el foco en los nuevos modelos de negocio, en la implementación de procesos más eficientes y en las experiencias que logren sorprender gratamente a los consumidores. Sin embargo, esto no sucede dentro de la industria de Oil & Gas, y es importante saber esto para no dar pasos en falso comparando a una compañia de este tipo con otra de retail, por mencionar solo alguna. 

¿Cuál es la particularidad de las empresas de petróleo y energía? Las tecnologías digitales impactan en las operaciones de las empresas de este sector de manera profunda, aunque los resultados no sean tan visibles como sucede en otras compañías. Un ejemplo: gracias a la implementación de este tipo de herramientas las reservas en el flujo ascendente se incrementarán en un 5% en todo el mundo, lo que equivale a unos 500 mil millones de barriles de petróleo, según se indica en el libro Bits, Bytes, and Barrels: The Digital Transformation of Oil and Gas.  

Como el resto de las organizaciones, las compañías de petróleo y gas son ávidas usuarias de tecnologías innovadoras. Pero a diferencia de lo que sucede en cualquier caso donde lo que se ofrece es un producto o servicio, las energéticas se esfuerzan en fortalecer su base operativa con datos, análisis y conectividad. En simultáneo, deben predecir qué pasará con la demanda. Por ejemplo, el mercado del petróleo podría contraerse significativamente si los fabricantes de automóviles u otros vehículos reemplazan agresivamente los motores de combustión interna para instalar motores eléctricos. Así es como mientras ambas alternativas corren por caminos paralelos, las organizaciones de Oil & Gas más avanzadas se centran en los activos digitales ya que estos sirven para impulsar mejoras de costos, aumentar la productividad y anticiparse a posibles escenarios. Y para eso, nuevamente, el eje debe estar puesto en los datos, los análisis y la conectividad. 

Desafío u oportunidad

La Cuarta Revolución Industrial y las soluciones tecnológicas disponibles en el mercado ofrecen a las empresas del sector una nueva manera de trabajar. Frente a este panorama, es fundamental que los directivos se sienten a analizar el presente, las oportunidades que ofrecen las distintas herramientas digitales y cuál es la estrategia que planteará la organización para el corto, mediano y largo plazo. En segundo lugar, es crucial capacitar a la fuerza de trabajo y consultar a expertos en IT ya que las operaciones corren gracias al software y, como en cualquier otra empresa, la continuidad del negocio debe estar totalmente garantizada. 

Además, es preciso analizar una amplia gama de tecnologías digitales como inteligencia artificial, internet de las cosas y automatización robótica de procesos (RPA), entre otras, para encontrar las correctas para resolver problemas estratégicos y entregar resultados que respalden nuevos escenarios comerciales. Como se sabe, la posibilidad de implementación es limitada, y hay que asesorarse bien –por ejemplo, con los expertos de nuestro Laboratorio de Innovación, Softtek Open Lab, para saber cuáles son las mejores herramientas para adoptar, o al menos establecer una hoja de ruta que marque tiempos y prioridades.

La era digital no es algo del futuro. Ya comenzó y está entre nosotros. Las compañías de Oil & Gas pueden obtener un valor sustancial de sus datos y dar un salto exponencial si utilizan las tecnologías correctas, de manera inteligente.