El Metaverso será el próximo futuro digital

El metaverso trata de describir la iteración futura de Internet, compuesta por espacios virtuales 3D compartidos y persistentes vinculados a un universo virtual percibido. El creciente interés por ello se debe a que Facebook quiere construir un metaverso, busca construir un entorno generado por ordenador donde las personas pueden interactuar entre sí empleando AR, VR y otras tecnologías.

El proyecto de metaverso de Facebook aún se encuentra en las primeras fases de desarrollo, recientemente se ha creado un fondo de creadores de 10 millones de dólares para atraer a los desarrolladores para trabajar en el proyecto de construcción. La compañía espera que sean necesarios entre 10 y 15 años para desarrollar productos responsables para crear el metaverso.

Además, Facebook ha anunciado recientemente que espera crear 10.000 puestos nuevos de alta calificación en la Unión Europea durante los próximos 5 años para construir el metaverso. No obstante, Facebook no es la única compañía interesada en este universo de RV, Microsoft también ha mostrado interés junto con otras firmas tecnológicas. Google y Amazon están invirtiendo en innovaciones que podrían resultar cruciales para el desarrollo del metaverso, en particular la computación en la nube y el almacenamiento de datos.

¿Qué es el metaverso?

En la actualidad, ya existen algunos tipos específicos de metaverso para describir mundos de juegos en los que los usuarios tienen un personaje que pueden interactuar con otros jugadores. También, existe un tipo específico que utiliza tecnología Blockchain, donde los usuarios pueden comprar terrenos virtuales y otros activos digitales utilizando criptomonedas. Estos espacios se parecen más al interior de un videojuego que a la vida real y no es el fin que están buscando para el futuro metaverso.

Aunque no existe una definición concreta, se puede entender este metaverso como un entorno virtual en el que poder entrar en vez de simplemente observarlo. Trata ser un mundo de comunidades virtuales interminables e interconectadas donde las personas puedan reunirse, trabajar y jugar mediante realidad virtual, realidad aumentada, aplicaciones para teléfonos inteligentes, etcétera.

Además, se espera que incorpore diferentes aspectos de la vida online actual, como pueden ser las compras o redes sociales. El metaverso será la próxima evolución de la conectividad en la que todas las cosas online se unirán en un universo sin fisuras, es decir, la vida virtual se vivirá de la misma manera que la vida física.

Desde el metaverso se tendrá acceso a conciertos virtuales, viajes online, comprar o la posibilidad de probarse ropa digital. Afectará, también, al trabajo desde casa, las reuniones ya no serán a través de videollamadas, sino que los empleados podrán verse virtualmente. Por ejemplo, Horizon workrooms, es un software de reuniones para empresas que utiliza los auriculares Oculus VR, iniciándose en las experiencias del metaverso.

La experiencia del metaverso deseada involucra la facilidad de transportarse de una experiencia a otra. Por ello, las empresas tecnológicas tienen que indagar en cómo poder conectar sus plataformas online entre sí. Deberán existir acuerdos entre empresas de la competencia para que se creen un conjunto de estándares para que todos los usuarios puedan convivir en el metaverso común.

Construcción responsable

La idea es que el metaverso no sea construido por una sola empresa. Actualmente, está anunciada una inversión de 50 millones de dólares en investigación global y socios de programas para garantizar que estos productos se desarrollen de manera responsable.

Facebook ha propuesto trabajar con expertos de gobierno, la industria y el mundo académico para analizar detenidamente las oportunidades y los problemas del metaverso, ya que su éxito dependerá de la construcción de una interoperabilidad sólida entre los servicios y es necesario que las experiencias de diferentes empresas puedan funcionar juntas. También, será necesario involucrar a las comunidades de los derechos humanos y derechos civiles desde el principio para garantizar que estas tecnologías se construyen de manera inclusiva.

Las áreas clave con las que debe trabajar este proyecto para anticipar los riesgos son la privacidad, en primer lugar, para minimizar la cantidad de datos que se utilizan y brindar a las personas transparencia y control sobre sus datos, la seguridad e integridad dando herramientas a los usuarios para que tomen medidas y obtengan ayuda si ven algo sospechoso, y la equidad e inclusión para que esta tecnología sea accesible para todos.

Posible arquitectura

La creación del metaverso se encuentra en las primeras etapas de desarrollo, por lo que su arquitectura no tiene una definición consistente. Hasta ahora, todas las propuestas de arquitectura del metaverso es seguir una estructura de capas.

Por ejemplo, Jon Radoff, creador estadounidense de una plataforma de juegos en vivo, ha sugerido al menos la existencia de 7 capas que de abajo arriba son: infraestructura, interfaz humana, descentralización, computación espacial, economía del creador, descubrimiento y experiencia. Lo ideal sería poder construir una arquitectura del metaverso desde una perspectiva más macro, es decir, una arquitectura de 3 capas que de abajo arriba incluye: infraestructura, interacción y ecosistema.

Si el mundo físico y el mundo virtual se representasen mediante círculos unidos, existiría una intersección entre ambos mundos. Todo ello, representaría las tres capas: el mundo físico la infraestructura, la intersección entre ambos circular la interacción y el mundo virtual el ecosistema. Esta arquitectura de tres capas podría resultar eficaz para abarcar todos los componentes que constituyen el metaverso.

El campus de estudiantes de Shenzhen como prototipo

En los últimos años, se han observado experiencias relacionadas con el metaverso difuminando las líneas entre las experiencias virtuales y las reales. Por ejemplo, la plataforma Decentraland permite conseguir un trabajo como crupier en su casino virtual o se ha visto a estrellas como Ariana Grande y Travis Scott actuando para grandes audiencias a través del videojuego Fortnite.

Por otro lado, se han empezado a presentar prototipos de lo que podría ser el metaverso. En la 29ª Conferencia Internacional ACM sobre Multimedia se ha presentado el metaverso de la Universidad de China de Hong Kong, Shenzhen (CUHKSZ), que cuenta con un sistema impulsado por Blockchain. Lo que se pretende con ese sistema es generar a los estudiantes de la Universidad en el campus un metaverso interactivo y un entorno mixto, donde las acciones en el mundo real podrían afectar correspondientemente al mundo virtual, y viceversa.

La primera capa, la de la infraestructura, cuenta con un motor de desarrollo multiplataforma por lo que la aplicación se podrá implementar en teléfonos inteligentes, ordenadores y transmisión en la nube basada en navegador, junto con otras opciones. También los modelos 3D presentados se construyeron con Blender y se aplica Blockchain con contrato inteligente para respaldar el ecosistema.

La capa que hace referencia a la interacción está compuesta por un visor de metaverso y un servicio basado en detección de la ubicación. El visor está diseñado para que los usuarios puedan interactuar con el campus proporcionando una perspectiva tanto en primera persona como en tercera persona. Por otro lado, el servicio basado en detección de la ubicación utiliza la información de localización como fuente de entrada de detección, de esta manera se maximiza el bienestar de los usuarios en el campus.

En la tercera capa, el ecosistema estará regido por un ecosistema impulsado por tokens, una gobernanza autónoma, una visualización y negociación y un observador del metaverso impulsado por inteligencia artificial. El ecosistema impulsado por tokens se emplea para generar un ecosistema justo y transparente. La gobernanza autónoma es necesaria para disponer de un sistema democrático bien diseñado que mejore la igualdad para el bien social. También, el ecosistema contará con la visualización y negociación que permitirá a los usuarios crear casi cualquier cosa, facilitará el intercambio de objetos entre usuarios y caracterizarse como usuario.  Por último, en el ecosistema se ha considerado necesario un observador impulsado por IA para tener una visión más amplia que le permita rastrear y analizar los datos de operación en tiempo real del metaverso y recomendar automáticamente eventos en curso a los usuarios.

Conclusiones

En resumen, el metaverso deseado debe ser una realidad realista con interacciones más directas y físicas, haciendo que los conceptos de discriminación se debiliten, produciendo un gran beneficio a la sociedad. Actualmente, el desarrollo del metaverso está en sus primeras etapas, presentando un gran potencial de mejora. No obstante, la industria busca tener una preparación anticipada, con una fuerte inversión y buscando crecer junto a gobiernos y científicos.

De este modo, ninguna empresa será propietaria y opera el metaverso. Dar vida a este proyecto requerirá colaboración y cooperación entre empresas, desarrolladores y legisladores. Así pues, el metaverso ayudará a desbloquear el acceso a nuevas oportunidades creativas, sociales y económicas. Las tecnologías que cada vez van madurando más en la actualidad, como la realidad virtual y la realidad aumentada, serán necesarias para la presencia virtual, logrando conseguir una interactuación entre personas en el metaverso similar a la del mundo físico.