Cómo agregar valor a partir de las tecnologías digitales

En nuestros días la industria petrolera está experimentado una oscilación brutal: luego de años de excedentes de producción, parece estar avanzando hacia una situación de oferta insuficiente. La mejora en las expectativas generales en los precios y en la demanda, así como la necesidad de apuntalar permanentemente la eficiencia operativa y la productividad, están llevando a los jugadores de la industria a poner más foco en la digitalización. En realidad esto no es algo nuevo para las compañías de Oil & Gas que, de hecho contaron entre las primeras que se abrieron a la era digital. En efecto: hace más de 30 años que estas empresas usan herramientas informáticas para sofisticar el control y el monitoreo de sus procesos (soluciones de Advanced Process Control o APC); y hace tiempo también que aplican la digitalización para bajar costos y mejorar el mantenimiento de sus activos. La particularidad de esta nueva avanzada digital en la industria es que se basa en tres aristas principales: adopción de Internet de las Cosas (IoT), Big Data y analítica predictiva.

Y otra característica es que las implementaciones muchas veces se concretan a través de esquemas tipo SaaS (es decir, en los que se contratan soluciones como servicio), que otorgan mayor flexibilidad y movilidad al montarse sobre la Nube. En buena medida este foco redoblado en la digitalización está siendo liderado por las refinadoras de Asia, específicamente de China, Indonesia, Tailandia, Malasia e India, pero definitivamente esta tendencia también está llegando a las corporaciones de América Latina.

Gracias a la información captada por sensores que se gestionan de manera remota, y al gigantesco volumen de datos que se puede procesar y gestionar en tiempo real, hoy la posibilidad de conseguir mejoras operativas es muy concreta y cierta. De hecho, las estimaciones indican que mediante un uso correcto de las tecnologías digitales, sumado a prácticas de colaboración,  las compañías del sector podrían disminuir sus gastos de operación y capital hasta en un 30%. Pero para que esto realmente ocurra hay que tener un estrategia: en primer lugar las empresas necesitan integrar sus diferentes sistemas y sus datos; luego tienen que incorporar la analítica como una práctica regular debidamente apalancada por soluciones de  análisis predictivo y de visualización; y, finalmente deben desarrollar esquemas de retroalimentación a partir del aprovechamiento real de la información obtenida en real time.

 

Automatización paulatina

A fin de mejorar la eficiencia, el sector de Oil & Gas está caminando paulatinamente hacia la automatización de los circuitos de trabajo, por ejemplo, a nivel del manejo de los activos, y en las refinerías. Y en este sentido  el apoyo de la inteligencia artificial es absolutamente clave. 

La realidad es que hoy por hoy las el grueso de las inversiones se destina a tecnología Cloud, IoT y movilidad, y si bien eso está muy bien, también hay que considerar otras aristas como soluciones que permitan incrementar la visibilidad de las operaciones y  sumar capacidades predictivas, particularmente en lo que atañe al mantenimiento de los activos, con el énfasis puesto en potenciar su confiabilidad y disponibilidad. En este sentido, se ha demostrado que el análisis predictivo puede ayudar a disminuir los costos de mantenimiento hasta en un 13%. Usando análisis avanzados, una empresa estará en condiciones de detectar y atender los requerimientos de servicio antes de que un equipo se rompa, logrando ahorros de hasta un 27% e incrementando  el tiempo de funcionamiento y la confiabilidad. Por ejemplo hoy se pueden colocar monitores o sensores en las bombas o compresores, de modo tal que al superarse cierto nivel de vibración, envíen alertas para que los  operadores tomen medidas correctivas. Por otra parte, la conjunción de sensores de IoT y drones, permite sofisticar el mantenimiento y el monitoreo hasta niveles impensados.

 

Tecnologías disruptivas

Está claro que prácticamente la totalidad de los ejecutivos del sector de petróleo y gas considera que las tecnologías digitales realmente agregan valor; e incluso  consideran que analytics representa una oportunidad muy importante para transformar sus negocios, aunque solo un porcentaje menor cuenta hoy con las capacidades necesarias como para aprovechar esta tecnología dentro de su organización. Evidentemente, hay una oportunidad que se están perdiendo, porque la nueva ola trae soluciones de alto valor agregado.