Workshop: Aplicaciones empresariales en la Nube


Por Néstor Henriquez, Gerente de Productos Microsoft & SAP


El martes 20 de marzo tuve la oportunidad de dar un workshop dentro de la exposición de economía, finanzas e inversiones más importante de Argentina, Expo EFI.

El título de mi disertación fue “Estrategias de Reducción de Costos en T.I.”, y cómo se pueden optimizar procesos mediante aplicaciones empresariales en la nube.

Workshop-Estrategias-de-Reduccion-de-Costos-en-TI.

En Tecnologías de la Información, una inversión muy fuerte que deben hacer las compañías es en hardware. La estrategia para reducir esos costos consiste en reemplazar el lugar donde se alojan las aplicaciones. Desde el hardware hacia la nube.

Evidentemente el costo es un factor relevante para migrar a la nube pero la razón principal de la migración es la optimización que se logra al desligarse de preocupaciones de carácter técnico que dispersan el enfoque de la empresa. Los CIOs hoy deben centrar su enfoque en las decisiones estratégicas del negocio. 

En relación al proceso de compra de hardware, las necesidades son variables. Quizá se necesite mayor infraestructura pero sólo para un evento específico.

Pensemos en un black Friday o la época de fiestas en diciembre, un sitio web puede ver incrementadas sus visitas en un 300 por ciento:¿Qué hardware comprar? ¿Uno que soporte toda esa demanda aunque se use dos veces al año o uno que soporte la demanda regular pero que desborde en momentos dónde el negocio podría ver su pico de ventas generando pérdidas de dinero? 

La nube soluciona todas estas dependencias que genera administrar directamente la infraestructura por ser escalable. Se paga sólo lo que se consume. 

Una de las funciones tradicionales del departamento de IT es brindar el software a los colaboradores de la misma empresas pero, ¿qué ocurre si IT no logra tener el dinamismo que el resto de las áreas necesitan? 

Por ejemplo, dar de alta a un nuevo empleado que ingresa a una empresa puede demorar días. En contraposición, si el sistema de gestión corporativo está alojado en la nube, la gestión de un nuevo usuario no durará más de 20 minutos. 

A su vez, puede surgir la necesidad de acceder a un software específico. Supongamos que el área de marketing de una organización necesita urgentemente una herramienta de edición de imagen pero el departamento de IT no tiene la agilidad de satisfacer esa demanda en el tiempo requerido. Debido a esa ineficiencia, el área de marketing toma la decisión de comprar con su propio presupuesto la herramienta adecuada y tal software está soportado en cloud. Como consecuencia, el departamento de I.T. no se entera de la implementación de tal aplicación.

El desafío de I.T. está en cuestionarse cómo gobernar las aplicaciones de una empresa. Durante mucho tiempo ese gobierno estuvo estructurado en jerarquías centralizadas que ya son obsoletas. I.T. debe concentrar sus esfuerzos en generar innovación para todas las compañías. De la infraestructura, se encarga el proveedor cloud.

La nube cambia también las formas de trabajar porque nos permite que cualquier lugar que tenga conexión a Internet se convierta en nuestra oficina ya que la información que necesitamos es omnipresente. Esto nos permite realizar nuestras tareas colaborativamente entre personas que están alrededor del mundo.

De esta forma, repasamos algunos de los temas que desarrollé en el workshop en Expo EFI.

La nube no es sólo una buena alternativa sino el próximo paso que darán las compañías. ¿De qué depende el éxito? De dejar atrás el paradigma de “Ver para creer”. La nube no es religión.