Microsoft Worldwide Partner Conference: Estar en la nube no es cosa de tontos

Del 13 al 17 de julio se llevó a cabo el Microsoft Worldwide Partner Conference, evento que conglomera a los partners globales de Microsoft, en Washington DC, Estados Unidos.

La revolucionaria empresa convocó a más de 16.000 participantes de 140 países, buscando alinearse a la estrategia de Microsoft y conocer las novedades para este año. Softtek fue parte de este encuentro.  Cloud-Microsoft

Desde el escenario hasta los mensajes, en el evento se respiró aire de cloud, y en ese marco se presentaron los diferenciales MS respecto del resto de soluciones; su capacidad, funcionalidad y la rentabilidad que ofrecen. Con charlas inspiradoras y de referentes de Microsoft tales como Kevin Turner (COO), Phil Sorgen (Channel Chief) y Gavriella Schuster (General Manager del Worldwide Partner Group), se dio a conocer la visión de Microsoft para el futuro de la oferta cloud en un mundo caracterizado por la necesidad de movilidad.

El segundo día se trató el CÓMO: Cómo lograr acelerar el proceso de la implementación del portfolio cloud en los clientes. Entre los anuncios, se hizo hincapié en una serie de alianzas formadas por Microsoft (con Cisco, HP, Fujitsu, Dimension Data e Intel por ejemplo) como herramientas para facilitar la incorporación de nuevas tecnologías.

PARA ARTÍCULO MSEl tercer día culminó con las palabras del mismo Satya Nadella, que desarrolló el nuevo posicionamiento de Microsoft, que se encuentra en el traspaso de ser un jugador fuerte en el mercado de Sistemas Operativos y Aplicaciones de Productividad (con 90% del Market Share), a ser una empresa con el 14% del Market Share considerando el más amplio mercado mundial de Dispositivos y Aplicaciones Personales.

Esto genera implícitamente un cambio agresivo en la identidad de la empresa, dejando de ser una empresa conservadora, que cuida a su mercado cautivo, a ser una empresa que quiere ganar mercado mostrando valor a los clientes.

El recientemente nuevo CEO reiteró entonces su llamado a hacer realidad el futuro que imaginamos, y a aprovechar cada oportunidad que aparezca en el camino.

El último día se quedó para el relacionamiento.

Quedó claro el mensaje, estar en las nubes ya no es cosa de tontos.