Aseguradoras: Por qué deben moverse rápido pero con precisión, y cómo hacerlo

Durante mucho tiempo el modelo de negocio de las compañías de seguros demostró ser notablemente resistente a los cambios. Efectivamente, gracias a un mercado altamente regulado y a un consumidor que por aquel entonces era más fiel a las marcas que ahora, el panorama estaba signado por la calma. Pero la situación cambió: los players digitales ya están entre nosotros y prometen multiplicarse. Así es como hoy existen soluciones digitales que impactan directamente en el negocio del seguro, haciendo que la competencia se intensifique a medida que las fronteras tradicionales de la industria se desdibujan y los jugadores de los mercados adyacentes sacuden la cadena de valor de los seguros tradicionales para reclamar su participación.

Frente a esto no hay que preocuparse, sino ocuparse. Las aseguradoras tradicionales siguen en una posición sólida para prosperar en la era digital ya que la mayoría tiene acceso al cliente a través de sus canales propietarios, cuentan con marcas sólidas y confiables, al tiempo que detentan experiencia en la industria. Pero con eso no es suficiente.    

¿Cómo deberían, entonces, moverse de acá en adelante? Rápido, pero con precisión. Esto es así porque las aseguradoras digitales son veloces puesto que se mueven al ritmo de los avances tecnológicos y de las necesidades del cliente, y para eso toman a los datos en tiempo real como timón.  

Ante esta realidad, para dar los primeros pasos las firmas de seguros tradicionales deberían establecer una visión clara del futuro, combinando su conocimiento del mercado con la capacidad de experimentar nuevas estrategias. Para eso, hay que implementar metodologías ágiles al trabajar, ya que con ellas es posible reducir los riesgos y crear oportunidades para moldear los objetivos estratégicos a nuevas realidades. Las empresas que logran esta flexibilidad mientras mantienen una visión clara pueden ser más rápidas y decisivas en la implementación de su agenda digital.

Incorporar soluciones tecnológicas de punta es fundamental, ya que con ella es posible acceder a datos en tiempo real para tomar mejores decisiones de negocio. En este sentido, un estudio reciente de la consultora McKinsey descubrió que el 44 por ciento de las empresas de mejor desempeño recopilan y analizan datos de clientes semanalmente o con mayor frecuencia para identificar nuevas oportunidades, en comparación con el 16 por ciento de las organizaciones rezagadas, que tienden a analizar los datos de los clientes de forma mensual. Además, con las implementaciones adecuadas es posible anticiparse a posibles escenarios futuros, automatizar tareas repetitivas para disminuir los errores humanos, llegar a cada cliente con una propuesta personalizada, innovar para ofrecer nuevos productos y ahorrar costos. 

En resumen, si las aseguradoras tradicionales desarrollan una cultura organizacional centrada en el cliente para llegar a ellos de manera creativa en función de sus necesidades, y para eso implementa las soluciones tecnológicas adecuadas,  trabajar rápido, pero con precisión no será un anhelo, sino una realidad que le permitirán seguir siendo competitivas y proactivas en un mercado que dista mucho al que ellas supieron conocer.