“Nuestro compromiso es ayudar a nuestros clientes en su transformación digital”

Entrevista a Blanca Treviño, Presidenta y CEO Global de Softtek


imagin

Blanca Treviño, CEO Global de Softtek, tiene un enorme peso en el mundo de los negocios de tecnología informática a nivel mundial. Mexicana y con una trayectoria profesional de más de 30 años, ha ganado reconocimiento internacional como impulsora de la Industria de Servicios de Tecnología de la Información en países emergentes, razón por la cual, ha colaborado con diferentes Gobiernos en la definición de estrategias orientadas a incrementar la participación de Latinoamérica en el terreno de TI.

Este año fue aceptada en la mesa de hombres negocios de México, pero usted es mujer…

 Si, así es. Este consejo es el board de mayor prestigio del país porque los integran los CEOs de las empresas más importantes. Cuando me invitaron fue una sorpresa para mí porque todos sus miembros eran hombres. Aún soy la única mujer, lo cual es todo un hito porque en la historia de este consejo soy la primera mujer. De todas maneras, es importante destacar que no hubo un problema de género ya que la representación tiene que ver con el compromiso y el aporte. 

Usted tomó la responsabilidad de la compañía en un momento complicado de Softtek…

 A nosotros nos apasiona el reto, y nos encanta encontrarle solución a cosas que parecen imposibles de hacer. Nos gusta esa provocación y esto se evidencia en  la historia de Softtek. Hoy somos una compañía de origen latino con presencia global. 

Nosotros arrancamos como una escuela de emprendedores, y analizábamos si tenía o no sentido avanzar hacia un país u otro, y lo mismo con respecto a las industrias target. Así se fueron abriendo pequeñas unidades de negocio.

Fuimos creciendo, y en el 2000 nos dimos cuenta que habíamos quebrado porque cometimos muchos errores. Desde el 1997 al 2000 cometimos realmente muchos errores, y la verdad es que fue un momento decisivo porque la situación era complicada frente a proveedores, colaboradores y con el resto de los públicos. Definitivamente, también fue una quiebra moral porque todos nos cuestionaban, pero salimos adelante porque dimos la cara.

Creo fervientemente que es muy  distinto dar la cara que agacharla. Nosotros dijimos “aquí estoy”. Te debo y te voy a pagar; y así con todas las personas con las cuales nos relacionábamos.  La responsabilidad de la quiebra fue claramente de nosotros, por eso salir adelante también dependía de nosotros. Entonces hubo un cambio de estrategia, destacamos nuestras fortalezas y hablamos con nuestros clientes. Logramos ser líderes en América Latina, y esto implica muchas cosas.

Una de las cosas que comprendimos es que uno compite con otros proveedores globales, porque estamos en un mundo globalizado. Hay dos opciones: puedes ver que tu competencia hoy es el mundo, pero también puedes considerar que tu mercado hoy es el mundo.  

En aquel entonces, nos apalancamos en nuestras fortalezas para detectar las oportunidades de negocio. Implementamos distintas estrategias para crecer. Luego logramos una gran visibilidad y nos posicionamos ante el mercado cuando las organizaciones nos vieron dando la cara a los problemas. Es muy importante recordar que llegamos a ser una empresa global sin hacer una colocación pública. Esto evidencia cuál es nuestro mayor activo: el Capital Humano.

¿Cuántos empleados tiene Softtek?

Tenemos más 9 mil empleados, 30 oficinas y 10 centros de desarrollo en todo el mundo, incluyendo los Estados Unidos.  En Latinoamérica tenemos una presencia muy importante en muchos países, y en Europa atendemos mayormente desde España.

¿Con quiénes compiten?

Competimos con firmas como IBM y Accenture, entre otros. Aquí hay que resaltar que la escala nunca ha sido un problema para nosotros. Esto es así porque para un cliente es importante la capacidad que uno tiene para atenderlo, nada más. Softtek puede competir porque tiene altos niveles de servicio y una propuesta concreta de valor. Esto hace que no resulten amenazantes los ingresos de competidores como por ejemplo las empresas indias que llegaron a América Latina, porque somos competitivos y conocemos el mercado. Definitivamente, en nuestro ADN está ser eficiente y productivo.

¿Viaja mucho?

 Viajo unas 48 semanas al año. Como somos una empresa de servicios es crucial que los clientes y la gente nos vea de cerca. Para mí es fundamental el trato personal. De todos modos tenemos videoconferencia. Por ejemplo, nuestro aniversario es en diciembre y yo intento ir a la mayor cantidad de fiestas posibles porque me parece que la gente valora muchísimo este esfuerzo.

 ¿Cómo se preparan para el presente y para el futuro?

 Desde un inicio nos presentamos como una empresa global, y esto es importante porque trabajamos mucho hacia adentro para lograr la eficiencia y productividad necesaria para estar a la altura de las circunstancias y entregar los servicios bajo altos estándares de calidad. Nuestra estrategia no es bajar costos sino que se basa en la propuesta de valor.

El Capital Humano también fue esencial para que salgamos al mercado rápidamente y para que todos puedan ver el compromiso de Softtek y nuestros diferenciales.  Nos enfocamos en seleccionar cuidadosamente a los partners para saber cómo nos iban a acompañar en los momentos de crisis. A veces yo le digo a los clientes: “No me preguntes por mis casos de éxito, pregúntame cómo hice para superar los problemas y las crisis”.

 Algo que nos ha permitido mantener el liderazgo es que pudimos ver lo que el mercado requería en una instancia muy incipiente. Así, detectamos que era posible exportar servicios desde los países latinoamericanos a los Estados Unidos. Al ver este fenómeno y trabajar en él, nos posicionamos muy bien.

 Hoy el reto para las firmas tecnológicas es enorme porque impacta en todas las organizaciones. Por eso nuestro compromiso es ayudar a nuestros clientes en su transformación digital. Y esto va para todos los mercados: Banca, Retail, Oil & Gas y otros. Nosotros somos ese habilitador que contribuye en la competitividad de las empresas. 

¿Te fue difícil ser CEO en un mundo de hombres?

 No. Creo que porque mi reto principal fue posicionar a la empresa como un jugador global. Hombres y mujeres tenemos que complementarnos porque los grupos diversos son más efectivos. En verdad, nunca sentí una diferencia por ser mujer, y en este sentido, uno de nuestros méritos es trabajar en equipo y lograr posicionar a Softtek en el mundo.